23
Feb

Pues parece que va en serio

Escrito el 23 febrero 2012 por Daniel Berzosa en Sector público

En la entrada anterior, nos preguntábamos si los anuncios de las acciones del Gobierno de la Nación para tratar de salvar la economía nacional, y aspirar a un renacimiento de todo orden, que se nos antoja imprescindible, iban a ir de verdad más allá de cierto grado de realización de sus propias proclamas. No son sombras chinescas en ese camino, sino piedras peñascosas el más que previsible malestar general y las fuertes reacciones negativas ante la dureza y prolongación de tales medidas en amplias capas de la sociedad. Y esto, pese a que todos (los primeros, seguro, el jefe del ejecutivo y los ministros de la cosa pública) somos conscientes de que hay que hacer algo y ese algo no puede ser lo mismo que se ha hecho hasta ahora. Porque es evidente que no ha funcionado. Como prueba de esta afirmación, dos botones: más de cinco millones de parados y una economía bajo cero.

Uno de los ámbitos señalados para acometer una reforma profunda (eufemismo, en esta hora de España, de reducción) es el sector público empresarial. Y quedábamos a la espera de ver en qué río o mar, y a qué hora, desembocaban los acuerdos vigentes y las propuestas ante y post electorales. En particular, recordábamos el acuerdo marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera de 22 de marzo de 2010, sobre sostenibilidad de las finanzas públicas 2010‑2013, en el que se previó la eliminación, en términos netos, de 514 entidades, y que, de acuerdo con los datos disponibles entonces, sólo lo había cumplido con 69. Pues bien, hace diez días, se ha suministrado la herramienta que permitirá podar el gran árbol del sector público empresarial hasta límites germinales; mediante la combinación del artículo 13 y el inciso final de la disposición adicional tercera del Real Decreto‑Ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral.

El artículo 13 de la citada norma con fuerza de ley introduce una nueva redacción del artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores (Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo), que revoluciona lo referente a la suspensión del contrato o reducción de la jornada por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción o derivadas de fuerza mayor. Y la disposición adicional tercera añade una disposición adicional vigésima primera al Estatuto de los Trabajadores que dice literalmente: «Lo previsto en el artículo 47 de esta Ley no será de aplicación a las Administraciones Públicas y a las entidades de derecho público vinculadas o dependientes de una o varias de ellas y de otros organismos públicos, salvo a aquellas que se financien mayoritariamente con ingresos obtenidos como contrapartida de operaciones realizadas en el mercado». Lo que, en romance paladino, quiere decir que se habilita legalmente a las empresas del sector público para que puedan presentar expedientes de regulación de empleo. Y, por tanto, permite que pueda llevarse a efecto lo acordado respecto de la reducción de entes del sector público empresarial en todas las administraciones públicas.

Esta importante innovación del ordenamiento jurídico afecta únicamente al personal en régimen de contratación laboral; pero debe tenerse en cuenta que, según datos del Registro Central de Personal de enero de 2011, solo el número de trabajadores de los entes públicos de carácter empresarial en el ámbito de la Administración Generaldel Estado ronda los 60.000 trabajadores.

No obstante, no debemos perder la perspectiva. El fin de esta poda no es la destrucción del árbol de la economía española, privada y pública, sino justo el contrario: que crezca, lo haga con más fuerza y dé nuevos frutos. Que, ¿por qué no soñar?, el sufrimiento y el sacrificio del presente nos conduzcan a alcanzar la aspiración del pleno empleo contenida en el artículo 40 de la Constitución.

Comentarios

José Ignacio Peláez 24 febrero 2012 - 11:48

Muy buen artículo, que combina el conocimiento de la materia (dura materia) con una puerta abierta a la esperanza. Necesitamos más voces así, pues la gente (y la economía) trabaja y sale adelante con la confianza en que se puede y con la esperanza en que se saldrá. Gracias, JIP

Daniel Berzosa 24 febrero 2012 - 12:48

Muchas gracias,

Tuareg 27 marzo 2012 - 13:29

Hola buenas. He estado mirando el texto de la reforma laboral con detenimiento sin intermediarios y me he encontrado con esa sorpresa que usted remarca en negrita. Le explico: yo soy personal laboral fijo de la Junta de Extremadura por oposición, y por triplicado. Me he sacado 3 plazas en buena lid pero “solo” me han dejado con dos. Actualmente trabajo en la Consejería de Educación. Leyendo el texto creo entender que la suspensión de contrato del personal laboral únicamente afecta al personal que trabaja en empresas u organismos públicos que compiten con empresas privadas, que a los que trabajamos, digamos en el aparato de la administración no nos afecta. ¿Es así o me estoy haciendo ilusiones?.

Un saludo y gracias de antemano.

Daniel Berzosa 30 marzo 2012 - 12:44

De acuerdo con el tenor de la ley, es como lo ha entendido.

Tuareg 30 marzo 2012 - 13:16

Muchas gracias. Un saludo.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar