19
May

La empresa y las AA.PP.: dos actores diferentes con los mismos objetivos

Dentro de las actividades de la segunda edición del Programa Ejecutivo en Liderazgo Público del Centro de Innovación del Sector Público de PwC e IE Business School tuvimos la oportunidad de contar con Mónica de Oriol, actual presidente del Círculo de Empresarios y presidente del Grupo Seguriber-Umano, que emplea a más de 5.300 personas. Mónica de Oriol destaca por su capacidad de trabajo, y por su valentía al expresar sus ideas.

La presidente del Círculo de Empresarios marcó la necesidad de abordar una agenda compartida entre el sector público y el sector privado. Esta idea lleva encima de la mesa de los empresarios y de los gestores públicos desde hace años y es preciso materializarla. Hay que unir los dos actores principales del sistema, empresas y Administraciones Públicas, y conseguir una colaboración entre ellos, generando sinergias que beneficiarían al conjunto de la sociedad. No obstante, a día de hoy, no existe el suficiente intercambio de información, ni el establecimiento de un diálogo fluido, transparente, directo y basado en la confianza. Es necesario que los gestores públicos y los responsables políticos asuman que es preciso hablar y trabajar con las empresas.

Durante el almuerzo, Mónica de Oriol hizo un breve repaso a los factores del entorno económico español, destacando positivamente el incremento de la clase empresarial española desde la entrada de España en la Unión Europea. Sin embargo, manifestó la existencia de problemas estructurales que salieron a la luz con la crisis. Existe un gran impacto del tamaño empresarial tanto en el desarrollo del tejido productivo como en las medidas adoptadas en este periodo de reforma. El tamaño de la empresa española frente a otras se representa con forma piramidal, donde la base es muy amplia y la cúspide muy pequeña. España cuenta con una distribución del tejido empresarial irregular, formado por un 93,8% del total de micro empresas y únicamente con un 0,1% de grandes compañías. El problema de esta situación se encuentra en la alta mortandad de las micro empresas por falta de financiación.

La ponente aseguró que en España no hay que competir por el salario de la mano de obra sino por valor añadido. La clave para la competitividad y sostenibilidad de las empresas españolas debe ser la innovación. Hay que ser ambiciosos y buscar la posibilidad de internacionalizar nuestras empresas, siendo necesario incrementar el número de empresas medianas del tejido empresarial.

En referencia a los temas de fiscalidad, Mónica de Oriol destacó que España tiene uno de los tipos impositivos más elevados de la Unión Europea, por lo que la Comisión Lagares, con el fin de eliminar esta barrera, propone una reducción gradual del tipo hasta llegar al 20% como en Reino Unido (2005). Lo mismo ocurre con las cotizaciones sociales, que en España son de las más elevadas de la Unión, soportando la empresa un 31,1% de la cotización a la seguridad social. Existen numerosos costes laborales y el problema no es el salario mínimo interprofesional, sino el coste laboral. En opinión de Mónica de Oriol es necesario corregir la dualidad del mercado español reduciendo y homogeneizando el coste de despido de los diferentes países.

En conclusión, según Mónica de Oriol, si queremos que España sea menos vulnerable desde el punto de vista económico tenemos que aceptar y solucionar el problema estructural y las barreras al crecimiento así como la reducción de la fiscalidad, estableciendo un tipo único y más reducido y una menor presión fiscal a las empresas sobre el factor trabajo.

BLOG_Almuerzo Mónica de Oriol

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar