Entradas Etiquetadas con ‘suelos contaminados’

26
Abr

El pasado día 19 de abril se constituyó la Comisión de coordinación contemplada en la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados. La Comisión estuvo presidida por Guillermina Yanguas, directora general de Evaluación y Calidad Ambiental y Medio Natural, y se creó como un “foro de encuentro, discusión, colaboración y cooperación de las administraciones competentes en materia de residuos”.

En su primera reunión algunos directores generales de las diferentes Comunidades Autónomas representadas, solicitaron al Gobierno un cambio en la Ley de residuos, por ejemplo en aspectos relacionados con la simplificación de las cargas administrativas que tiene que soportar el sector.

El director general de Calidad Ambiental de la Comunidad Valenciana, Vicente Tejedo, fue más concreto en las medidas que piden al Gobierno para conseguir mejoras en el sector de la gestión de residuos. Según Tejedo, “hay leyes más modernas que entran en contradicción con las más antiguas”, por ello se debería “armonizar el protocolo de actuación para descatalogar un residuo como peligroso y revisar su tipificación y caracterización, ya que se encuentra obsoleta”.

Ante estas afirmaciones no hay que olvidar que la caracterización de un residuo como peligroso es una normativa europea que obedece a la necesidad de evitar riesgos para la salud y el medio ambiente. De no cumplirse, quedaríamos expuestos a sanciones por parte de la Unión Europea por incumplimiento de la legislación vigente.

Desde mediados de los 80 comenzaron las actividades de tratamiento de residuos peligrosos con el fin de combatir los riesgos derivados de los suelos contaminados, que hoy en día se siguen descontaminando a muy elevado coste. El tratamiento de residuos peligrosos es la actividad más consolidada del área de gestión de residuos y ha evolucionado hacia un sector que recupera energía, materias primas y genera empleo. De darse los cambios propuestos en la Comisión se rebajaría el nivel de exigencia ambiental para las empresas y aumentarían los riesgos para la salud pública y el entorno.

Por ello no tiene sentido plantear esta cuestión desde una Comunidad Autónoma o desde España, ya que es una legislación comunitaria que obedece a criterios estrictamente técnicos que deben ser aplicados de forma rigurosa y homogénea en todo el país. De esta forma se evitaría la justificación de la gestión incorrecta de los residuos que son peligrosos y que no son tratados como tal. Algunos de estos residuos terminan mezclándose con residuos de otras características, obviando el tratamiento que les corresponde en función de su peligrosidad o dificultando y encareciendo su gestión y otros acaban diluyéndose en otro tipo de procesos. Acciones que ya están teniendo consecuencias tangibles.

 

15
Mar

La pasada semana el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, participó en el Consejo de Medio Ambiente en la Unión Europea. Ante las alertas que el propio Gobierno había despertado días antes por posibles multas de la UE debido al  incumplimiento de las normativas en la depuración de aguas, Arias Cañete mantuvo varias reuniones con los comisarios de Medio Ambiente y Cambio Climático y se comprometió a mantener el crédito que España tenía en materia medioambiental.

En los últimos años se está produciendo una relajación en el cumplimiento de la legislación ambiental en nuestro país. Pero no sólo en materia de aguas y depuración, también en materia de residuos y suelos contaminados, entre otros. Sin control por parte de las administraciones debido a la falta de recursos económicos, los productores de residuos o los poseedores de suelos contaminados no toman en serio las leyes vigentes y el medio ambiente deja de ser una prioridad.

Para solventar este panorama de irresponsabilidad, el Ministro se ha mostrado firme y declaró que el Gobierno va a poner todo de su parte para recuperar en España el rigor y la seriedad en materia medioambiental, haciendo cumplir las normativas vigentes para evitar las multas económicas por incumplimiento que imponen desde Europa.

En materia de residuos, España necesita que la Administración actúe y se logre una política común de residuos que normalice la situación del sector en todas las Comunidades Autónomas. De nada sirve hacer cumplir la ley cuando la aplicación de ésta es diferente en cada Comunidad y conlleva diferentes compromisos para las empresas según dónde estén localizadas.

Con el tratamiento y la valorización de los recursos y residuos especiales, no sólo se cumplen las normas establecidas,  sino que se fomenta la creación de empleos verdes y se reducen las emisiones de CO2 a la atmósfera. Esto último fue otro de los puntos tratados en el Consejo, en el que los países de la Unión se comprometen a descender un 20% las emisiones desde ahora a 2020, con la excepción de Polonia, que ha vetado este acuerdo. Desde nuestra asociación hemos colaborado de manera activa con este compromiso, creando un protocolo de cálculo de emisiones para nuestro sector.

9
Feb

Primeras impresiones sobre los planes medioambientales del Gobierno

Escrito el 9 febrero 2012 por Luis Palomino Leal en Sector público

La semana pasada el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, compareció en el Congreso de los Diputados con una larga lista de cambios y revisiones que se van a desarrollar en materia de residuos, suelos contaminados y responsabilidad ambiental.

Entre estos puntos destaca el deseo de simplificar e integrar las normativas ya existentes, gracias a la limitación de trámites innecesarios y a la definición clara de los conceptos. Esta meta requiere de la colaboración de las Comunidades Autónomas a través de la Comisión de Coordinación prevista en la Ley 22/2011 de Residuos y suelos contaminados. Los profesionales del sector esperamos que esta comisión sirva para tener una política común de residuos en todo el país, en la que se unifiquen criterios de gestión y autorización de las instalaciones. Todo esto consigue, además, una optimización de los recursos de las empresas del sector y de las Administraciones Públicas encargadas de la gestión de las políticas de residuos. En un contexto de crisis como el actual este asunto es vital para que se pueda generar empleo y desarrollo económico en esta industria.

En relación con el punto anterior, la Comisión Europea estima que, si se aplica la legislación medioambiental con rigor, para 2020 se habrían creado 400.000 puestos de trabajo en el sector y un aumento del volumen de negocio en 42.000 millones de euros en todo el continente.

Otro de los objetivos del Gobierno es conseguir un aprovechamiento máximo de los recursos contenidos en los residuos y su correcta gestión. No podemos olvidar que en muchos sectores hay escasez de materias primas que pueden recuperarse de los residuos. Esto supondría un importante beneficio ambiental que puede medirse en las emisiones de gases de efecto invernadero, evitadas por las actividades de reciclaje y valorización.

Todos estos cambios de regulación irán acompañados de cambios en los procedimientos administrativos. La creación de un registro de producción y gestión de residuos permitirá ahorrar recursos y esfuerzos y facilitar el control de la actividad del sector, y disponer de datos fiables de cantidades y objetivos de gestión. Además se presentarán nuevas medidas de armonización de la información para ofrecer tramitación electrónica en todas las instancias y facilitar el diálogo entre la Administración y los ciudadanos.

En lo referente a suelos contaminados se creará un inventario nacional con la colaboración de las Comunidades Autónomas y se procederá a la revisión del Real Decreto relativo a suelos contaminados a fin de incluir en su ámbito de aplicación a las actividades con riesgo real de contaminación del suelo. No obstante desde el sector se considera necesario el establecimiento de una cualificación profesional que garantice la calidad de los trabajos realizados en este campo.

De la misma forma, se revisará la Ley de Responsabilidad Medioambiental para simplificar el establecimiento de la cuantía de la garantía financiera con la que hacer frente a los gastos en caso de accidente.

Todas estas medidas, en caso de desarrollarse correctamente, pueden permitir la recuperación del sector y terminar con la descoordinación actual a la hora de aplicar la legislación medioambiental en España. Es el único camino para que esta industria crezca y se generen, de una manera real, los siempre mencionados “empleos verdes”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar