Archivo de la Categoría ‘Sector público’

27
Abr

La rana hervida

Escrito el 27 abril 2012 por Jose María Sánchez Alarcos en Sector público

No se sabe qué hay de leyenda urbana en la historia de la rana hervida pero le es aplicable el dicho italiano de se non è vero, é ben trovato: Supuestamente, la rana se mete en una cacerola con agua puesta a calentar muy lentamente y, al principio, nota un calor agradable que, poco a poco, se va haciendo incómodo. Cuando decide que la situación es insoportable y quiere salir, se encuentra con que ya le fallan las fuerzas y muere hervida en la cacerola. Naturalmente, la situación no habría sido la misma si la rana hubiera saltado dentro de una cacerola de agua hirviendo porque habría vuelto a saltar inmediatamente para salir.

Algo similar le podría pasar en una situación excepcionalmente grave en lo político y en lo económico a un gobierno apoyado por una mayoría absoluta en el Parlamento: En un artículo anterior mencionaba que el coste del Estado se había multiplicado por 6,25 en el mismo periodo que el PIB se había multiplicado por 1,8: Las fuentes estaban citadas y están disponibles para cualquiera que tenga interés en reproducir los cálculos.

Una mayoría absoluta en un Parlamento manda un mensaje claro al gobierno que salga de esa mayoría: Son necesarios cambios urgentes en muchos terrenos, especialmente en la estructura del Estado, y esos cambios no se están haciendo o se están haciendo con una timidez que los hace poco creíbles y están siendo comunicados con una torpeza  no ya de un estudiante poco aventajado de primer curso de Ciencias de la Información sino de uno, menos aventajado todavía, de Veterinaria o similar.

Está claro que hay que acabar con cuestiones como el turismo sanitario o llegar al extremo de que inmigrantes que han vuelto a sus países de origen continúen cargando su atención sanitaria a la Seguridad Social española.  No estaría de más que eso se explicase y no se quedasen arrinconados ante discursos demagógicos.

Tampoco estaría mal que se aplicase y se explicase el principio de que las tasas universitarias suban para los estudiantes de bajo rendimiento -que son muchos- y, al mismo tiempo, se aumenten las becas para los que necesitan apoyo económico y son buenos estudiantes.

Probablemente sus votantes les habrían perdonado cuestiones como las subidas de impuestos, los copagos y tantas otras cosas…si al mismo tiempo hubieran percibido firmeza en abordar el cáncer que representan las cuentas del Estado y otro tema que cuantitativamente puede ser menor pero muy representativo: Los privilegios de la clase política en los mismos terrenos en que se está recortando.

Una mayoría absoluta sirve para -y exige imperiosamente- tomar decisiones y no utilizarla como un comodín cuando fallan los demás recursos. Cualquiera que intente mirar las cosas con cierta objetividad podía ver que el Gobierno actual tenía la comunicación pública con RTVE a la cabeza en contra. ¿Necesitan cinco meses y tirar de los galones que les da la mayoría absoluta para cambiar ese estado de cosas? ¿Necesitan hacer lo mismo frente a los nacionalistas de Convergencia también como última solución? Hacen lo que tenían que hacer al final y de malos modos, quedando como dictadores por utilizar una mayoría que tendrían que haber utilizado desde el principio.

Hoy nos despertamos con la noticia de que Standard & Poor’s ha rebajado la calificación de la deuda española. ¿Será porque fuera tengan la misma percepción que mucha gente puede tener dentro, es decir, que no se están tocando temas de fondo como la estructura del Estado? ¿Se atreverán a hacerlo cuando ni siquiera se cumplen sentencias del Tribunal Supremo en los lugares en que al político autonómico de turno así le viene en gana? ¿Se atreverán a intervenir de verdad alguna Comunidad o lo harán de forma testimonial con alguna uniprovincial y, si es posible, propia? ¿Se atreverán, por ejemplo, a intervenir una Cataluña o una Andalucía si incumple los objetivos de déficit?

La falta de decisión que se está mostrando en este terreno sólo se explica si se tiene un concepto equivocado de la política que, básicamente, puede enunciarse como “los míos estarán conmigo siempre haga lo que haga y lo único que tengo que hacer es no excitar a los contrarios”. Pocas cosas más falsas. Afortunadamente, los propios -los que seguirían votando a un partido aunque vieran que se llevaban a sus adversarios a campos de concentración en vagones de ganado- son pocos tanto a izquierda como a derecha. Poco a poco, la mayoría absoluta y la indecisión pueden conducir a la situación de la rana hervida.

Parafraseando, pero con sentido opuesto, al rey en El alcalde de Zalamea podríamos decir no sólo que Acertar lo menos no importa si erró en lo principal. Es mucho más que eso: La legitimidad para actuar en lo menos se gana cuando se muestra decisión en lo principal y eso es, ni más ni menos, que el Estado mastodóntico que tenemos.

Por mucho que nos pese y visto lo visto, Standard & Poor’s no está solo en sus dudas sobre el futuro.

26
Abr

El pasado día 19 de abril se constituyó la Comisión de coordinación contemplada en la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados. La Comisión estuvo presidida por Guillermina Yanguas, directora general de Evaluación y Calidad Ambiental y Medio Natural, y se creó como un “foro de encuentro, discusión, colaboración y cooperación de las administraciones competentes en materia de residuos”.

En su primera reunión algunos directores generales de las diferentes Comunidades Autónomas representadas, solicitaron al Gobierno un cambio en la Ley de residuos, por ejemplo en aspectos relacionados con la simplificación de las cargas administrativas que tiene que soportar el sector.

El director general de Calidad Ambiental de la Comunidad Valenciana, Vicente Tejedo, fue más concreto en las medidas que piden al Gobierno para conseguir mejoras en el sector de la gestión de residuos. Según Tejedo, “hay leyes más modernas que entran en contradicción con las más antiguas”, por ello se debería “armonizar el protocolo de actuación para descatalogar un residuo como peligroso y revisar su tipificación y caracterización, ya que se encuentra obsoleta”.

Ante estas afirmaciones no hay que olvidar que la caracterización de un residuo como peligroso es una normativa europea que obedece a la necesidad de evitar riesgos para la salud y el medio ambiente. De no cumplirse, quedaríamos expuestos a sanciones por parte de la Unión Europea por incumplimiento de la legislación vigente.

Desde mediados de los 80 comenzaron las actividades de tratamiento de residuos peligrosos con el fin de combatir los riesgos derivados de los suelos contaminados, que hoy en día se siguen descontaminando a muy elevado coste. El tratamiento de residuos peligrosos es la actividad más consolidada del área de gestión de residuos y ha evolucionado hacia un sector que recupera energía, materias primas y genera empleo. De darse los cambios propuestos en la Comisión se rebajaría el nivel de exigencia ambiental para las empresas y aumentarían los riesgos para la salud pública y el entorno.

Por ello no tiene sentido plantear esta cuestión desde una Comunidad Autónoma o desde España, ya que es una legislación comunitaria que obedece a criterios estrictamente técnicos que deben ser aplicados de forma rigurosa y homogénea en todo el país. De esta forma se evitaría la justificación de la gestión incorrecta de los residuos que son peligrosos y que no son tratados como tal. Algunos de estos residuos terminan mezclándose con residuos de otras características, obviando el tratamiento que les corresponde en función de su peligrosidad o dificultando y encareciendo su gestión y otros acaban diluyéndose en otro tipo de procesos. Acciones que ya están teniendo consecuencias tangibles.

 

19
Abr

Crisis del Sistema Educativo

Escrito el 19 abril 2012 por Alejandro Pinto González en Innovación, Sector público

Mientras el debate sobre la crisis económica internacional (conyuntural) acapara prácticamente todo el espacio mediático, quiero recuperar aquí una exposición sobre la crisis ( internacional y no coyuntural) del sistema educativo. Una magnífica y creativa exposición de Sir Ken Robinson (http://www.sirkenrobinson.com/) que remueve conciencias. Y que nos insta a la urgencia de comenzar a trabajar en una reforma profunda y dificil del sistema educativo que lo adapte a las necesidades del siglo XXI. Aquellos países que lo consigan serán los líderes a finales de siglo.

12
Abr

Los planes medioambientales del Gobierno presentados en el Senado

Escrito el 12 abril 2012 por Luis Palomino Leal en Sector público

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, compareció el pasado lunes en el Senado. Hace unos meses en el Congreso expuso cuáles iban a ser las líneas de actuación de su Gobierno en materia ambiental y esta semana ha especificado algunas reformas y cambios que van a llevar a cabo desde el ministerio.

El ministro ha dejado claro que el medio ambiente no es sólo un valor en sí mismo, sino que además puede generar riqueza, empleo y bienestar para los ciudadanos. El cumplimiento de las normativas europeas y el diálogo entre la administración y los agentes involucrados son las bases para conseguir generar empleos verdes y el desarrollo económico esperado del sector. Aspecto que la Comisión Europea ya indicó en febrero:  la aplicación rigurosa de la legislación de residuos tendría un impacto muy positivo sobre el empleo.

La situación económica de España sabemos que está en un momento muy delicado, pero no por esto se pueden relajar los controles y permitir el incumplimiento de las leyes ambientales, ya que puede ocasionar serias consecuencias para el futuro además de tener un impacto muy negativo sobre el empleo verde. En esta línea, el ministro se ha comprometido a mejorar la cooperación entre las administraciones públicas y otros agentes interesados, y a simplificar y racionalizar del marco jurídico y la agilización de los controles medioambientales.

Además de la Ley de Costas, la depuración de las aguas y el cambio climático, el Gobierno también ha centrado sus políticas en la gestión de residuos. El objetivo fundamental es simplificar y reducir las cargas administrativas que recaen en los distintos operadores. Una simplificación en la que el propio sector aboga por una política común de residuos en todas las Comunidades Autónomas.

Para lograrlo las empresas y agentes del sector de gestión de residuos apuestan por el diálogo con las instituciones y la creación de la Comisión de Coordinación en materia de residuos que la Ley 22/2011 incluía. Según explicó el Ministro, esta Comisión se va a constituir el próximo mes, y en ella participarán todas las organizaciones competentes, lo que supondrá un instrumento de gran utilidad para abordar la mejora de la gestión de residuos en España.

A juicio del sector de tratamiento de residuos peligrosos, esta Comisión debería trabajar en la unificación de instrumentos económicos, como los cánones a la eliminación de residuos, la homogeneización de criterios de gestión y de aspectos concretos, como el concepto de subproducto.

Medidas ambientales con las que el ministro quiere recuperar la buena imagen de España y situarla como un ejemplo de responsabilidad ambiental ante Europa. Aunque los recortes y las presiones por partes de la Unión compliquen el escenario.

12
Abr

Según el resumen gráfico de los presupuestos generales del Estado que se han presentado para el año 2012 y que puede consultarse en la página web de La Moncloa, los organismos autónomos dela Administración General del Estado dispondrán de 51.206,7 millones de euros este año. Ello supone —según las citadas fuentes oficiales— una reducción media del 8,2% para estas instituciones públicas sobre los presupuestos del año 2011.

Pues bien, algunos recortes, que calificamos de tremendos y no solo en términos porcentuales, sino en dinero contante y sonante, se verifican en las administraciones institucionales que se indican a continuación. El Instituto de Cinematografía (adscrito al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte) y el Instituto de Turismo de España (ídem Industria, Energía y Turismo) ven reducidos sus presupuestos del año 2011 al 2012, respectivamente, en un 35,4% y un 36,3%; el Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón sufre un decremento presupuestario del 47,9% (o, lo que es lo mismo, pasa de 689 millones de euros en 2011 a 359 en 2012). También se ven afectados los presupuestos de las Confederaciones Hidrográficas (con una reducción de un 8,8% en conjunto) y la Agencia Estatal de Administración Tributaria (‑4,8%), que, comparados con los anteriores, son sin duda de menor importancia.

Merece un párrafo aparte (por la misión solidaria que tiene asignada y la proyección internacional de calidad que confiere) el caso de la Agencia Españolade Cooperación y Desarrollo (dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación). Esta recibe un 71,2% menos solo por lo que a presupuesto no financiero se refiere en comparación con el año anterior o, lo que es lo mismo, 594 millones de euros menos (los que van de los 834 millones de 2011 alos 240 millones para este ejercicio). Esta reducción ha sido calificada por la presidenta de la Coordinara de ONG para el Desarrollo, Mercedes Ruiz-Giménez, y que recoge la página web de la Fundación Habitáfrica, de «golpe brutal». Según esta entidad los recortes totales en materia de cooperación alcanzarán los 1.389 millones de euros.

Y esto solo por cuanto se refiere a los organismos autónomos centrales. Lo tremendo del caso es que, nada más presentarse el proyecto de los citados presupuestos del Estado, que, por supuesto, contienen reducciones que afectan a muchas otras partidas (pues, no en vano, la reducción en conjunto es de 27.300 millones de euros), nuestros acreedores e inversores internacionales y algunos socios europeos (con amigos así no se necesitan enemigos) han reaccionado de forma tan negativa, que el presidente del gobierno se ha visto en la necesidad de anunciar de repente una reducción adicional (¿prevista y en la reserva?, ¿improvisada?) de nada más y nada menos que de 10.000 millones de euros en los sectores de la Sanidad y la Educación.

Y, como mar de fondo, ante una situación económica nacional que todos los que saben califican de «paciente en el quirófano», las comunidades autónomas parecen seguir actuando como si la cosa no fuera con ellas (en el mejor de los casos); no hay forma de llegar a un acuerdo (sí, de salvación nacional) con el principal partido de la oposición y los agentes sindicales (los españoles para estas cosas, ciertamente, no somos los estadounidenses o los alemanes); y, claro, con todo eso (y alguna cosa más) entrando sin cesar en la coctelera de los misteriosos mercados financieros, la famosa prima de Riesgo (que vamos a tener que llamarla así, como si fuera pariente de ese tal Riesgo con mayúsculas, que nos tiene súbitamente encogidos como nación y pueblo, y que no conocíamos hasta hace un par de años) ha vuelto a descocarse. Y, todo así, desencajado, parece que nos condujera a una nueva etapa de desencanto, hartazgo, indiferencia o pesimismo nacionales.

Digo yo que, con este panorama, ¿quién va a hablar de innovación del sector público? Más bien, parece que, por una temporada, toca referirse solo a su grado de supervivencia.

11
Abr

El peso del sector público o por qué los mercados no se lo creen

Escrito el 11 abril 2012 por Jose María Sánchez Alarcos en Sector público

En las últimas semanas no dejamos de oír hablar de recortes pero, al parecer, los mercados no están reaccionando como se esperaba. Parece que al hablar de “los mercados” se despersonaliza el hecho de que se trata de gente a la que se le debe, se le pide dinero o ambas cosas.

Tal vez haya una razón para ello y está en que los recortes anunciados a bombo y platillo pueden llevar mucho de cosmética sin abordar el problema real de España que está, como hace poco decía Esperanza Aguirre -sin que nadie en su partido u otros se haya hecho eco- en que el Estado de las autonomías es insostenible.

Para que la cuestión no quede en el capítulo de opiniones, a continuación señalaré una serie de datos y sus fuentes. Las referencias utilizadas son los años 1981 y 2011. Juzgue cada cual:

En 1981, España tenía una población de 37.742.561 habitantes que en 2011 había aumentado a 47.190.193 habitantes, cifras ambas procedentes de www.ine.es y que representan un 25% de aumento de la población.

Entre los años 1981 y 2011 el aumento del IPC refleja un 341,8%. En consecuencia, para hacer las cifras comparables, debería multiplicarse la cifra de 1981  por dicho porcentaje.  De acuerdo con la información de www.datosmacro.com, el PIB en 1981 traducido a euros y actualizado con el IPC acumulado sería equivalente a 592.472.702.000 euros.  En 2011 y de acuerdo con la misma fuente el PIB es de 1.073.383.000.000 euros, es decir, en ese periodo y en términos reales el PIB ha quedado multiplicado por 1,811. No está mal si tenemos en cuenta que el aumento de población ha sido sólo de un 25%.

No ha sido posible encontrar datos sobre el número de empleados públicos en 1981. En 2011, de acuerdo con www.expansion.com la cifra es de 3,16 millones lo que, a la vista del volumen de población ocupada en España podría parecer excesivo.

Si buscamos información sobre las cuentas del Estado, encontraremos que los presupuestos de 1981, como en el caso anterior traducidos a euros y actualizados por el IPC acumulado, daban un total de 57.995.850.609,14 euros de acuerdo con www.boe.es.

En 2011, el gasto público presupuestado para Estado central y Comunidades autónomas, según www.juandemariana.org asciende a 362.459.620.000 lo que implica, en términos reales, un coste del Estado 6,25 veces superior al de 1981.

Teniendo en cuenta que la población ha crecido sólo en un 25% ¿cómo se justifica que el gasto público se haya multiplicado por 6,25 veces en el mismo periodo? ¿Se reciben seis veces más servicios que en 1981?  El PIB ha crecido 1,8 veces en términos reales pero no se acerca ni de lejos al aumento del coste del Estado.

Son números sencillos y accesibles a cualquiera. Después de esto, podemos seguir diciendo que los mercados nos tienen manía y tratando de curar un cáncer con aspirinas.

9
Abr

España, capital París

Escrito el 9 abril 2012 por Alejandro Pinto González en Innovación, Sector público

España, capital París

España, capital París

La lectura de este ensayo nos aporta una una visión global y completa sobre las políticas nacionales de infraestructuras de transportes y sus consecuencias, y nos hace reflexionar sobre la necesidad de orientarnos hacia una red de transportes en malla, sin un nodo central o  km cero, a semejanza de otros países, que favorezca un mayor desarrollo económico de otras provincias distintas de Madrid, y de esta forma el desarrollo conjunto de todo el país.

Germá Bel abre su libro con una cita de José Ortega y Gasset sobre la necesidad de situar los problemas políticos en su perspectiva histórica, de forma que estos se esclarecen por sí mismos y adoptan la postura en que mejor se revela su  profunda realidad.

Y eso es lo que pretende este autor catalán en “España, capital París”, publicado en 2010 y reeditado en diversas ocasiones, en donde sitúa el origen y desarrollo de la condición de Madrid como capital político-económico-administrativa como consecuencia de las políticas nacionales de infraestructuras públicas, que dieron lugar a un sistema radial de transportes y comunicaciones.

Los orígenes de la estructura radial de nuestro sistema de autopistas, ferrocarriles y aeropuertos se remontan a las carreras de postas de Felipe V, y su intención de convertir Madrid en “capital total” a semejanza de París. El monarca Borbón transforma el mapa de España al designar las seis carreras radiales (carreras reales) que desde entonces vertebrarán nuestro país.

30
Mar

¿Se puede motivar a un funcionario? Claves de la web 2.0

Escrito el 30 marzo 2012 por Jose María Sánchez Alarcos en Innovación, Sector público

Durante unos cuantos años les he llevado la contraria a  los principales autores en el ámbito de la motivación, señalando que la principal fuente de motivación o desmotivación tiene un nombre: Significado.
Cuando alguien percibe que su trabajo es importante y que hay un impacto claro y visible de hacer las cosas bien o hacerlas mal, ha encontrado la principal fuente de motivación que puede existir; por el contrario, cuando percibe su papel como el de una pieza insignificante dentro de un mecanismo indiferente a lo que pueda hacer o dejar de hacer…ahí tenemos la fuente de desmotivación.
Simple e intuitivo ¿verdad? Además explica cosas: Explica por qué en muchas pequeñas organizaciones las personas pueden tener una motivación más alta que en grandes corporaciones, explica por qué cuando se habla de la ineficiencia de la Administración Pública, sigue habiendo mucha gente que prefiere ser operada en la Seguridad Social y, si tiene un incendio en su casa, llamará a los bomberos con la seguridad de que su caso recibirá la atención debida.
 ¿No son funcionarios tanto el médico como el bombero? ¿Cómo se compagina esa bonita canción tan apreciada por crítica y público del funcionario vago  con la preferencia de tanta gente de ser operado o atendido por un funcionario, incluso en presencia de otras opciones?
Muy sencillo: Tanto el médico como el bombero tienen la suerte de estar entre los pocos puestos que, por su naturaleza, tienen un acceso directo al valor  de su contribución. Son puestos cuyos ocupantes pueden producir una diferencia visible para otros pero también para ellos. Podrán pelearse, como todos, por mejorar sus condiciones laborales pero una vez que están ejerciendo su función tratan de realizarla lo mejor posible.
 Naturalmente, la pregunta que sigue es: Si la percepción del significado de nuestras propias acciones puede hacer la diferencia entre motivación y desmotivación ¿por qué no procuramos diseñar organizaciones donde todos los puestos permitan que sus ocupantes observen en qué forma sus acciones son  relevantes?
Modas como el empowerment no funcionan por la sencilla razón de que, para empower a algunos hay que disempower a otros y es bastante dudoso que éstos se dejen: Durante muchos años los principales fabricantes norteamericanos del automóvil han estado observando a Toyota sin que hayan sido capaces de reproducir sus resultados.  No era tan difícil; simplemente se han quedado con lo anecdótico y sólo les ha faltado poner sushi en el comedor de empresa -a veces, ni eso les ha faltado- y han hecho bueno el dicho de “cuando el sabio apunta al cielo, el tonto mira al dedo”: Se han tratado de reproducir las formas externas pero manteniendo un modelo de organización donde el de abajo era una pieza fácilmente sustituible.
El modelo de organización añorado por muchos altos directivos sería uno en el que, mirando una pantalla, pudieran ver en tiempo real qué es lo que está pasando en su empresa y las personas fueran meras ejecutoras de tareas sencillas mientras no se encontrase una máquina que lo hiciera más eficientemente.
Como anécdota, en la planta de Toyota en Nagoya el visitante es recibido por un robot que toca una trompeta y puede tener la falsa sensación de que va a ver una planta fantasma. Nada más lejos de la realidad: La flexibilidad no se ve sólo en que en la misma cadena de producción puedan ir vehículos de todos los modelos, tamaños y colores imaginables sino en cómo actúa la gente: En la zona de soldadura, los escasos operarios que hay van casi vestidos de astronautas, en la de motores es casi la única parte donde van con casco y zapatos gruesos mientras que en las zonas que hacen trabajo de manipulación fina y que no hay riesgo de cortes u otros, la gente va vestida de calle. Adaptación al 100% y es dudoso que una adaptación tan precisa salga de las mentes pensantes de la cúpula organizativa. La gente tiene mucho qué decir sobre cuál es la mejor forma de hacer las cosas que hace a diario pero en pocos sitios se escucha.
Puede decirse que hay tres grandes revoluciones, la última aún por consolidarse, en lo que se refiere al management: La primera vino de la mano de Frederick Taylor y su estricta separación entre planificación y ejecución; la segunda aparecería asociada a los sistemas de información y vino a profundizar en los efectos de la primera dando lugar a un nuevo tipo de taylorismo: Los sistemas de información rebajaron espectacularmente el coste de hacer disponible la información en distintos lugares y, con ello, rebajaron el coste de control facilitando una nueva centralización en la cúpula organizativa.
La tercera revolución está viniendo de la mano de algunas organizaciones avanzadas  y está tomando como paradigma el funcionamiento de Internet:
Internet, en su versión web 2.0 ha introducido un cambio fundamental: No hay una división clara entre los que emiten y reciben información, división que sí se producía en la anterior configuración y que venía a reproducir un modelo clásico de organización. La web 2.0 dota a todos de voz y es su capacidad para ser escuchados la que define las posiciones de liderazgo; cierto que eso puede haber traído como subproducto indeseable una preocupación exagerada por los rankings y por las formas de engañar a los buscadores para situarse más arriba pero el principio permanece:
Todo el mundo tiene una voz y una oportunidad para ser escuchado; el oscurantismo y la retención de información como fuente de poder no funcionan.
Las organizaciones que siguen este modelo se basan en núcleos autónomos con una gran capacidad para decidir, con toda la información necesaria para tomar las decisiones y con unos indicadores de rendimiento muy claros tanto propios como comparados. Además de los núcleos formales existen otros informales y es de éstos de los que sale toda la capacidad de experimentación y de innovación.
Sabemos qué es lo que funciona y sabemos qué es lo que no funciona; sin embargo, resulta que lo que no funciona es lo que aporta tranquilidad a aquéllos que tienen posibilidad de cambiarlo porque respeta su statu quo y su autoridad no es discutible. ¿Se pierden por el camino motivación y capacidad de innovación?
Sin duda alguna; son daños colaterales que se llevan sufriendo tanto tiempo que forman parte del paisaje organizativo.

29
Mar

La necesidad de una política común en materia de residuos

Escrito el 29 marzo 2012 por Luis Palomino Leal en Sector público

Hace unas semanas el Consejo Económico y Social de España (CES) presentó el Informe sobre Desarrollo Autonómico, Competitividad y Cohesión Social, en el que se desarrollan las fortalezas y debilidades de la descentralización legislativa autonómica de España en materia de medio ambiente.

En las últimas décadas ha aumentado la preocupación por el medio ambiente y la sostenibilidad y se han ido fijando unos mínimos que las empresas deben cumplir en pro de la calidad ambiental. Sin embargo, hoy en día nos encontramos ante un panorama de disparidad de legislación ambiental y en un momento de relajación del cumplimiento de las normativas por falta de presupuesto y control por parte de la Administración Pública.

La ausencia de una política común de residuos para todo el país provoca una diferenciación en los estándares medioambientales exigibles a las empresas. Cuestión que además origina diferencias en los costes e impuestos según la región donde las empresas estén localizadas. Ejemplo de ello en materia de residuos, es la reciente aprobación del canon por residuo en Castilla y León. Desde abril, las empresas deberán abonar una tasa por tonelada de residuos depositada en los vertederos. En otras Comunidades este impuesto no existe, lo que lleva a muchas compañías a preferir transportar los residuos a otras regiones.

Tanto en el informe como en las asociaciones del sector de gestión de residuos, se reclama leyes integradoras, que armonicen y simplifiquen la normativa y los procedimientos en lo referente a la autorización y el tratamiento de los distintos tipos de residuos. Con una política común y la gestión y el control de cumplimiento de ésta por parte de la Administración, se fomentarán las buenas prácticas y la creación de empleos verdes.

Con una clara delimitación del sector y definición de los procesos y agentes que forman parte de la actividad, se creará un entorno de competencia leal y respeto del medio ambiente. Y así se contribuirá en solucionar los conflictos hoy en día existentes en diferentes Comunidades, como Cataluña, donde la utilización interesada del concepto de  subproducto lleva a tratar residuos peligrosos en instalaciones de tratamiento de aguas residuales urbanas. De esta forma se evitarían los daños que estas prácticas provocan en la salud, el medio ambiente y el sector.

29
Mar

Duplicidades en lo público

Escrito el 29 marzo 2012 por Daniel Berzosa en Sector público

El Gobierno había anunciado que eliminaría organismos autónomos, entes y empresas públicas ante las «excesivas» duplicidades, por boca de su presidente, Sr. Rajoy, en una reciente sesión de control. Y adelantaba que, tan pronto como se acuerde con las autonomías la cuestión del déficit, el ejecutivo hablará de «unidad de mercado y duplicidades». En palabras del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, con carácter general y espíritu de ordenación, hay que evitar que se tengan que financiar competencias que correspondan a otras administraciones públicas.

Cuatro ejemplos, tomados al azar entre las listas que circulan, de la sobrecarga institucional son los siguientes. La deuda de todas las televisiones autonómicas se ha incrementado hasta los 1.466 millones de euros en 2010. Andalucía, cuya deuda no tiene la consideración de bono basura —todo sea dicho—, tiene, no obstante, 54 empresas públicas, con un presupuesto de 5.282 millones de euros. Cataluña, cuya deuda sí tiene la consideración de bono basura (como sucede con la Comunidad Valenciana) mantiene oficinas en el exterior (las «embajadas autonómicas») de las que se niega a prescindir. La evolución hipertrófica de la enseñanza universitaria pública en España, que ha desembocado en un modelo provincial (son casi cincuenta) y maneja un presupuesto de 6.700 millones de euros.

La situación agónica en la que se encuentra la economía española y no solo la financiera —que es evidente—, sino, también, la llamada real —que no es menos evidente—, ha obligado a los actuales dirigentes de la nación a tomar una serie de medidas fuertes. Parten de la convicción razonada (esperemos que también acertada) de que la estrategia u orden de procedimiento para que fructifiquen los mandatos políticos dictados —y por dictar, según se sigue anunciando—, con el fin de sacar a España del estado de cosas presente comienza por ordenar su propia casa. Naturalmente, el gobierno puede actuar de forma directa en la suya:la Administración General del Estado y sus entes institucionales. Pero no se olvide que la urgencia y la propia estrategia se refiere a todo el sector público y, por tanto, es absolutamente imprescindible que se involucren sin reservas los responsables políticos de las otras administraciones públicas: autonómica y local.

El Gobierno de la Nación ha aprobado (16-3-2012) y publicado (24-3-2012), esto es, puesto en marcha su plan de redimensionamiento del sector empresarial y fundacional de carácter públicos. Dicho de forma muy resumida, se concreta en un recorte del número de entidades, para evitar las denunciadas ineficiencias e incrementar la transparencia y el control, y, entre las medidas adoptadas, destacan (i) la rebaja sustancial de los gastos de personal y homologación de condiciones, (ii) la limitación del número de miembros en los consejos de administración de las sociedades públicas o con mayoría de capital público, y (iii) la rebaja y límite de las retribuciones e indemnizaciones de sus responsables y directivos.

Ante esta realidad del gobierno central en evitación de duplicidades, nos preguntamos: Y ¿qué han hecho los demás gobiernos autonómicos y locales? Y ¿qué hacen los demás gobiernos autonómicos y locales? Y ¿qué piensan hacer los demás gobiernos autonómicos y locales? Las respuestas a estas cuestiones nos interesan y conciernen también a todos los españoles, que lo seguimos siendo no solo cuando tratamos con la Administración General del Estado y sus extensiones, sino cuando lo hacemos con las administraciones autonómicas y locales.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar